Gestión sostenible

De Sosteniblepedia
Saltar a: navegación, buscar

El paradigma organizacional tradicional se centra exclusivamente en medir el impacto, la eficacia y la eficiencia a través de lo que se conoce como gestión por objetivos, con el fin de maximizar los resultados y el impacto en los mercados y las sociedades en los que opera la organización. Este modelo privilegia obtener lo que se quiere, o sea: el cumplimiento de los objetivos, lo que generalmente se logra desatendiendo el modo en que estos objetivos se alcanzan.

La gestión por subjetivos se concentra, en cambio, en la forma en la que se alcanzan los objetivos y de qué modo se establecen los vínculos entre las personas y se conforma el pacto cultural dentro de la organización y de la sociedad para alcanzar aquello que nos hemos propuesto.

Para aspirar a la creación de valor sostenible –que es el resultado de sumar diferentes dimensiones de creación de valor vinculadas tanto con lo político, como con lo económico, social y ambiental–, es imprescindible entonces que las organizaciones presten mucha atención a este “cómo”. Y que por ello, en su proceso de toma de decisiones, sumen a la ya tradicional y conocida gestión por objetivos, la gestión por subjetivos. Esto implica que una organización pueda alcanzar las metas y objetivos que se ha propuesto a través de sumarle a su proceso de toma de decisiones valores éticos, morales y ciudadanos que contribuyen no sólo a que aumenten los niveles de sostenibilidad de la organización, sino también de la sociedad en su conjunto.

Mientras que la gestión por objetivos está relacionada con el qué –los aspectos tangibles de la gestión–, la gestión por subjetivos está vinculada con el cómo: los aspectos vinculares e intangibles que siempre nos remiten a una dimensión espiritual.

En el caso de una empresa, incorporar la gestión por subjetivos supone, entre muchas otras cosas, extender el concepto de la cadena de valor a una verdadera red de valor que atienda los requerimientos tanto de los accionistas como de los diferentes stakeholders –las personas u organizaciones que pueden afectar o ser afectados por la actividad de la organización–; y tener en cuenta tanto la calidad del producto y del servicio, como la calidad de las relaciones y los vínculos con el público interno, los proveedores, los clientes, la comunidad, el medioambiente, los gobiernos y la sociedad.

La suma de ambas dimensiones da como resultado un modelo de gestión sostenible, que incide y se manifiesta en todos los niveles de la organización y en los impactos que ésta debe generar tanto en lo económico, como en lo político, lo social y ambiental.

La gestión sostenible es, en tal sentido, un decálogo de principios y valores humanos, éticos y medioambientales, desde la perspectiva del bienestar, la calidad de vida y la excelencia, que tiene por objeto dotar a las organizaciones y a las instituciones de instrumentos y herramientas de gestión para el desarrollo sostenible, asegurando así la dignidad humana y fortaleciendo el tejido económico y social del planeta.

Principios de la gestión sostenible

1. Consolidar el compromiso de los líderes para una gestión transparente y responsable ante las partes interesadas, que asegure el desarrollo de políticas orientadas a resultados económicos, sociales y ambientales sostenibles.

• La organización deberá asegurar que sus líderes practiquen formas de gestión orientadas al desarrollo sostenible y la regeneración, procurando obtener, de forma reiterada, resultados positivos tanto en lo económico, como en lo político, social y medio ambiental.

• La organización deberá garantizar que sus líderes demuestren su compromiso con los principios de la gestión sostenible en la definición de las políticas y estrategias, así como en sus actuaciones internas y externas, propiciando la creación de una cultura de desarrollo sostenible y regeneración en el entorno de la misma.

• La organización deberá velar para que sus líderes implanten prácticas de buen gobierno, basadas en la transparencia y la responsabilidad ante las partes interesadas, aplicables a su actividad.

• La organización deberá poner en el centro de su actividad conseguir la satisfacción de las necesidades y expectativas de sus clientes, ciudadanos o beneficiarios (de acuerdo con la naturaleza de la organización), como finalidad principal, y su referencia fundamental para asegurar su permanencia en el futuro.

• La organización deberá disponer de sistemas que permitan conocer las necesidades del cliente, usuarios o beneficiarios, como base para el diseño y desarrollo de sus productos y servicios, así como para atender sus sugerencias y reclamos.

2. Implementar sistemas de gestión que, basados en las buenas prácticas, aseguren una mayor competitividad y un mejor desarrollo de las organizaciones.

• La organización dispondrá, en la medida de sus necesidades, de sistemas de gestión de calidad, medioambiente, prevención, seguridad, etc., como base para la ejecución ordenada de sus actividades, la medición de sus resultados, el establecimiento de objetivos, la toma de decisiones basadas en datos y la realización de planes de mejora.

• La organización velará para que dichos sistemas permitan, mediante la gestión de los procesos y el conocimiento de las necesidades del cliente y sus niveles de satisfacción, alcanzar mejores niveles de competitividad.

• La organización facilitará la identificación de las actividades, procesos, y tareas, así como la trazabilidad de las actuaciones y la implicación de las personas responsables de los mismos, para un desarrollo más armónico de las operaciones y del clima organizacional.

3. Avanzar a través de la mejora continua y la innovación en el camino de la calidad y la excelencia.

• La organización deberá implicarse a todos los niveles en alcanzar una gestión excelente, a través de la mejora continua y el fomento de la innovación de sus productos, servicios y procesos, como medio sólido para obtener resultados positivos de forma sostenida.

4. Asegurar el respeto a las personas en su ámbito de influencia y promover el desarrollo de la comunidad y de la sociedad en general.

• La organización deberá promover actuaciones que contribuyan al desarrollo de las comunidades en que actúa y procurar que los resultados obtenidos por sus actividades puedan beneficiar al conjunto de la sociedad.

• La organización deberá asegurar que sus empleados obtengan una compensación adecuada por su trabajo, regulada por los acuerdos aplicables, sin que se produzcan discriminaciones por razones de sexo, raza, etc.

• La organización deberá garantizar la eliminación de la explotación del trabajo infantil en la propia organización y en aquellas sobre las que pueda ejercer influencia como parte interesada.

5. Respetar la dignidad de las personas, promoviendo el acceso a la salud y a la seguridad ocupacional.

• La organización deberá asegurar el respeto a la dignidad de las personas, a todos los niveles, en su ámbito de trabajo.

• La organización deberá disponer de sistemas de prevención que permitan preservar la salud de las personas que integran la organización y garantizar su seguridad en sus instalaciones y puestos de trabajo.

• La organización deberá promover acciones y programas encaminados a la conciliación de la vida personal y laboral de sus miembros.

6. Impulsar la capacitación y el desarrollo de las personas, favoreciendo la comunicación y el reconocimiento de méritos.

• La organización deberá promover la comunicación interna, ascendente, descendente y transversal, como medio para fortalecer la cohesión y la confianza de sus miembros.

• La organización deberá proporcionar a las personas que la integran la capacitación necesaria para desempeñar sus tareas de forma eficaz y segura, estableciendo asimismo planes de formación como base para impulsar su desarrollo futuro.

• La organización favorecerá el reconocimiento de los méritos de sus miembros mediante el desarrollo de sistemas o programas adecuados.

7. Apoyar la prevención de la contaminación, promoviendo la responsabilidad ambiental, el uso eficiente de los recursos y el desarrollo y difusión de las tecnologías limpias.

• La organización dispondrá sistemas y/o programas para la prevención de la contaminación y otros impactos que pueda provocar con sus actuaciones y productos derivados en los ecosistemas potencialmente afectados.

• La organización promoverá la responsabilidad ambiental entre todos sus miembros, proveedores, clientes y otras partes interesadas sobre las que tenga influencia.

• La organización promocionará e impulsará el uso eficiente de los recursos necesarios para su actividad. Invertirá en la utilización y desarrollo de tecnologías limpias en el conjunto de sus actividades y procurará su difusión en su entorno de influencia.

8. Promover junto con proveedores y clientes, la conducta ética y la responsabilidad social.

• La organización definirá e implantará una conducta ética en sus relaciones con proveedores y clientes, promoviendo la aplicación de los principios de responsabilidad social en toda la cadena de suministro.

La gestión sostenible y los ODS

La Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó en 2015 la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, que también tiene la intención de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia.

Dicho plan quedó establecido en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, cuyas 169 metas de carácter integrado e indivisible, se interrelacionan entre sí e incorporan los desafíos globales a los que nos enfrentamos día a día. Esta construcción desde la diversidad –tanto territorial como conceptual– ha significado un enfoque mucho más amplio y a la vez integral de las metas de desarrollo propuestas.

Esta nueva agenda, que para el sector privado implica que las empresas incorporen los ODS en su modelo de gestión sostenible, y en cuya construcción ha jugado un rol fundamental la International Chamber of Commerce, ha sido abrazada por las empresas y las organizaciones empresariales más importantes del mundo, como por ejemplo el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible y la organización Business Roundtable, que reúne a los presidentes ejecutivos de 181 de las mayores corporaciones de Estados Unidos, desde Amazon hasta Xerox, pasando por las mayores empresas de comercio minorista (Walmart), tecnología (Apple), energía (Exxon Mobil), telecomunicaciones (AT&T), automóviles (Ford), finanzas (JP Morgan Chase), entre muchas otras. Se trata de compañías que cuentan con más de 15 millones de empleados y unos ingresos anuales superiores a los US$7 billones.

Ejes para el proceso de toma de decisiones de la gestión sostenible

Índice alfabético

1. Abordaje de largo plazo

2. Abordaje de lo disruptivo

3. Abordaje sistémico y emergente sistémico

4. Alianzas estratégicas

5. Asociación

6. Autogestión

7. Autoridad moral

8. Autorregulación

9. Balance de sostenibilidad

10. Cambio Climático

11. Civismo, ciudadanía y sociedad

12. Ciudadano

13. Ciudadanía activa

14. Ciudadanía global

15. Codiseño

16. Cogestión

17. Comunicación sostenible

18. Conservación y gestión de los bienes comunes

19. Construcción de capital social

20. Construcción de comunidad y ciudadanía

21. Construcción de confianza

22. Control de daños

23. Coopetencia

24. Corrección política versus libertad de expresión

25. Corresponsabilidad

26. Creación de valor sostenible

27. Cultura de paz

28. Cumplimiento normativo

29. Decrecimiento sostenible

30. Democracia ecológico-social planetaria

31. Democracia global

32. Democracia participativa

33. Democratización de las organizaciones

34. Derecho al olvido y a la desconexión

35. Derechos humanos

36. Derechos de la naturaleza

37. Desarrollo sostenible

38. Desiderabilidad

39. Deuda ecológica

40. Diálogo

41. Diálogo con los públicos de interés

42. Dignidad humana

43. Eco-eficiencia

44. Ecobioética

45. Ecología emocional

46. Educación

47. Educación en valores

48. Equidad

49. Equidad intergénero

50. Equidad intergeneracional

51. Estado de Derecho

52. Estado de derecho digital

53. Ética del cuidado

54. Foro Social Mundial

55. Gerenciamiento de crisis

56. Gestión del conocimiento

57. Gestión de riesgo

58. Gestión de talento

59. Gestión o administración por objetivos

60. Gestión por subjetivos

61. Gestión sostenible

62. Globalización y mundialización de los Derechos Humanos

63. Gobernabilidad democrática

64. Gobernanza

65. Gobierno abierto

66. Honestidad intelectual

67. Horizontalidad del poder

68. Huella ecológica

69. Huella de carbono

70. Huella hídrica

71. Igualdad de acceso a las oportunidades

72. Igualdad de acceso a las tecnologías de la información

73. Igualdad de acceso a los bienes públicos

74. Inclusión cívica

75. Inclusión digital

76. Inclusión e integración social

77. Inclusión financiera

78. Innovación

79. Innovación disruptiva para el cambio social

80. Innovación social

81. Interdependencia

82. Introducción a la eco-espiritualidad

83. Legitimidad

84. Libre acceso a la información

85. Licencia social para operar

86. Liderazgo en valores

87. Límites ecosistémicos planetarios

88. Mediación y negociación

89. Medición de impacto

90. Mesas de convivencia

91. Multiculturalidad e interculturalidad

92. Nueva diplomacia

93. Nueva filantropía

94. Observatorio social

95. Organización de la comunidad

96. Organizaciones de nueva generación o de nuevo paradigma

97. Paradigma de la insostenibilidad

98. Participación ciudadana

99. Pluralidad, pluralismo, aceptación, reconocimiento y tolerancia

100. Poder difuso

101. Políticas públicas

102. Principio de autodeterminación, autonomía y emancipación

103. Principio de belleza

104. Principio de benevolencia y no maleficencia

105. Principio de complejidad e incertidumbre

106. Principio de complementariedad

107. Principio de contemporaneidad

108. Principio de contra-aleatoriedad

109. Principio de ejemplaridad

110. Principio de integralidad

111. Principio de legalidad y justicia

112. Principio de libertad y libre albedrío

113. Principio de lo emergente

114. Principio de no acción: wu wei

115. Principio de prevención

116. Principio de realidad

117. Principio de responsabilidad diferenciada

118. Principio de solidaridad

119. Principio de trascendencia

120. Principio del mínimo consenso

121. Principio precautorio

122. Privacidad pública

123. Proceso de toma de decisiones participativo

124. Protección y valoración de la biodiversidad

125. Protección del bien común

126. Redes

127. Regeneración

128. Regla de las tres erres

129. Rendición de cuentas

130. Resiliencia

131. Respeto por la capacidad de carga

132. Respeto por la singularidad

133. Sociedad abierta

134. Sociedad civil organizada

135. Sustentabilidad política

136. Transdisciplina

137. Transparencia

138. Transversalidad

139. Trazabilidad ambiental

140. Trazabilidad social

141. Validación interna y externa por parte de los públicos interesados

142. Valoración de la riqueza que reside en la diversidad

143. Valoración de la diversidad cultural

144. Valores humanos universales