Intraemprendedurismo

De Sosteniblepedia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Un intraemprendedor es un trabajador comprometido, capaz de desarrollar nuevas líneas de negocio o generar algún tipo de innovación dentro de la empresa, ya sea un proyecto, una idea, etc. Son personas proactivas, perseverantes y sin miedo a asumir responsabilidades, que se centran generalmente en identificar nuevas oportunidades, innovar y crear valor para la empresa.

Este tipo de trabajador despliega sus cualidades en la organización, utilizando sus ideas y su creatividad y aprovechando los recursos que tiene a su disposición para alcanzar los objetivos marcados. El intraemprendedor no solo forma parte del cambio, lo promueve.

¿Qué características definen al intraemprendedor?

Ganas de superarse. Siempre buscan la manera de superarse a sí mismos, de mejorar. Esto los lleva a ser muy pasionales y estar muy motivados por lo que siempre plantean grandes retos.

Visión de futuro. No tienen reservas para impulsar un nuevo negocio por su cuenta y riesgo, o para hacer crecer los negocios de la empresa.

Espíritu crítico: son personas críticas, capaces de cuestionar los modelos establecidos, con una actitud inconformista por naturaleza. No obstante, la finalidad de su crítica es siempre constructiva y se enfoca a la mejora del modelo actual para ayudar a la consecución de los objetivos empresariales.

Iniciativa. Continuamente tratan de aportar nuevas ideas de procesos, de productos o incluso mejoras, siempre orientados a los resultados.

Liderazgo. También destacan por ser capaces de tomar decisiones y gestionar equipos de trabajo.

Flexibilidad, perseverancia y resolución. Se implican a fondo hasta lograr sus objetivos, y siguiendo adelante a pesar de los problemas que puedan surgir. Además, son muy resolutivos cuando aparecen adversidades y tratan de resolver problemas de frente.

Responsabilidad, planificación y decisión.

Identificación con la empresa. Este tipo de trabajador se identifica con la empresa y comparte su cultura y valores, por lo que mira por el bien común.

Autodidactas. Siempre están en continua formación, se consideran alumnos que pueden seguir aprendiendo y adquiriendo conocimientos.

Aceptación del fracaso: a diferencia de la mayor parte de personas, los intraemprendedores conciben el fracaso como una oportunidad para aprender y extraer conclusiones positivas. Por eso, para ellos, no es nada más que un componente que puede formar parte de todo proceso de innovación y, por tanto, un factor que es necesario considerar y aceptar si se da el caso.

¿Qué aporta un intraemprendedor a una empresa?

Saber identificar este tipo de perfiles puede resultar muy beneficioso para el futuro de una organización, ya que la hará crecer y progresar. Además, estos profesionales se involucran con la empresa, les gusta su trabajo, son muy entusiastas y proponen ideas, por lo que son cada vez más demandados en las compañías.

Algunas de las ventajas de contratar a un intraemprendedor:

 La empresa gana en productividad y eficiencia.

 Las dinámicas de trabajo se renuevan y adaptan a las nuevas demandas del mercado reinventando así las que a día de hoy están obsoletas.

 Es una figura motivadora, que puede generar una nueva atmósfera que estimule al resto de trabajadores, lo que redunda en una mejor productividad.

 La empresa tiene la oportunidad de investigar nuevos campos, líneas de negocios y recursos empresariales.

 La pasión y dedicación por el trabajo es un incentivo que añade valor a la empresa, acelera el desarrollo e innova con diferentes soluciones ante casos de incertidumbre o necesidad de cambios.

 Poniendo el valor añadido como ejemplo, esa pasión y dedicación se traduce en más motivación a la hora de realizar el trabajo.

 Al ser una figura innovadora y en constante cambio y adaptación, su evolución va al ritmo de las nuevas tecnologías.

Ser intraemprendedor, obviamente, requiere un duro trabajo. También es verdad que, para poder ejercer correctamente esta labor, el espacio empresarial debe ser el correcto y debe permitir aplicar nuevas dinámicas de trabajo.

Según el Global Entrepreneurship Monitor (GEM), si la empresa tiene la suerte de detectar a los intraemprendedores, tiene que incentivarlos ofreciéndoles:

Entorno seguro. Aunque el intraemprendedor es un profesional innovador al que le gusta el riesgo, no es tan lanzado como el emprendedor que crea su empresa "sin red", siendo consciente que el fracaso del proyecto puede ser su ruina económica. El intraemprendedor ha decidido formar parte de un proyecto que le asegura el mantenimiento de su puesto, aunque la idea no llegue a tener éxito. Para ayudarlo a desarrollar su iniciativa, la empresa debe crear un entorno seguro que le permita dedicar tiempo a su proyecto con la tranquilidad de volver al puesto anterior si la experiencia no consigue los resultados esperados. La organización también debe admitir los posibles riesgos y estar dispuestas a tolerar los posibles errores o fallos.

Libertad. Si la empresa quiere iniciativa y creatividad debe proporcionar total libertad a los empleados para experimentar. Como cualquier emprendedor, quiere libertad de actuación, sin barreras que coarten o cambien el rumbo de la idea de negocio. Esto no significa que trabaje solo, sin supervisión ni apoyo, sino que debe tenerse en cuenta su criterio aunque forme parte de un equipo creado para desarrollar el proyecto.

Recursos. Como cualquier idea de negocio, su desarrollo va a necesitar de recursos, no solo técnicos o logísticos, también humanos. Aunque en un principio pueda resultar costoso para la compañía, ceder parte de sus recursos a un proyecto que no tiene resultados cuantificables, si el proyecto llega a ser una realidad, la recompensa final merecerá la pena.

Apoyo de la alta dirección: uno de los pilares del intraemprendedurismo es que los empleados cuenten con el soporte del equipo directivo y que su labor se enmarque dentro de la cultura de la innovación interna y la confianza con los empleados como parte del motor de cambio. En este sentido, el estilo de liderazgo es vital ya que deberá ser tolerante con el surgimiento de nuevas ideas y receptivo con las transformaciones.

Compensación: Si bien el intraemprendedor es una persona motivada y predispuesta a aportar ideas para mejorar los procesos internos de la empresa, esto no nos debe hacer pensar que no espera nada a cambio. No sólo es cuestión de otorgarles mejoras salariales, sino también de ofrecerles otra serie de ventajas, ya sea vinculadas a la empresa o externas.

Las organizaciones, por lo tanto, deben funcionar como si se tratasen de incubadoras. Desarrollar su actividad y además trabajar para que sus intraemprendedores cuenten con el entorno adecuado, poniéndoles a disposición la estructura que les permita innovar. También facilitarles herramientas para aportar propuestas y asignar parte de su jornada laboral a que trabajen en sus propios proyectos.

Una de las empresas que más apuestan por el intraemprendedurismo es Google. Todos los empleados disponen de un 20% de su tiempo para emprender nuevos proyectos y pensar en cómo mejorar la compañía. Una iniciativa que ya están siguiendo otras empresas de Silicon Valley.