Nueva diplomacia

De Sosteniblepedia
Saltar a: navegación, buscar

Uno de los retos más importantes a los que nos enfrentamos es conseguir un mundo más humano. Esta idea debe transformarse en algo más que una ilusión: es un imperativo moral. Necesitamos nuevas perspectivas y nuevas herramientas. Nos hace falta una nueva forma de diplomacia, que esté basada en los esfuerzos colectivos de una amplia gama de participantes, ya sean representantes de los gobiernos o de carácter independiente.

Dependerá de nuestra habilidad para despertar la conciencia social sobre las necesidades humanas fundamentales en materia de seguridad y requerirá un nuevo consenso plural para abordar las necesidades y derechos básicos humanos que afectan a la vida diaria de millones de personas y que amenazan el orden internacional establecido durante las últimas décadas. Estas tendencias plantean retos importantes a las organizaciones internacionales existentes y a los tratados que legislan la conducta de los estados.

También, esta incipiente diplomacia supera las fronteras de las relaciones entre Estados e implica a los individuos y a las organizaciones que tienen cabida en distintos sectores de la sociedad civil. Al respecto, en los últimos años han proliferado en diferentes partes del mundo organizaciones sociales y ciudadanos globales que se autoconvocan y organizan foros, conferencias y encuentros, en algunos casos representándose a sí mismos y en otros, a organizaciones del sector social.

Algunos ejemplos de esta nueva forma de diplomacia son Río+20, el Foro Social Mundial, los observatorios sociales y la Unión para la Sostenibilidad, donde se dan procesos de diálogo, toma de decisiones y negociaciones que impactan a nivel global, es decir, instancias de construcción colectiva para políticas de todo tipo en las que intervienen individuos que no representan a países o gobiernos sino a los ciudadanos.

Estos "nuevos diplomáticos" son personas que viajan casi permanentemente a diferentes partes del mundo para reunirse con otros y, desde la agenda de las formas sostenibles del desarrollo humano, participan e influyen en el proceso de toma de decisiones a nivel regional y global. Son personas que buscan garantizar el pleno respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales, en todas las circunstancias y en todos los países, instando a los gobiernos y a las organizaciones internacionales a observarlas.

El comienzo de este nuevo rumbo hacia un mundo más humano se puede reflejar también, además de la mencionada cumbre Río+20 o el Foro Social Mundial, en los éxitos obtenidos en la lucha contra las minas antipersonales y en las iniciativas para restringir la proliferación de armas ligeras y de pequeño calibre. En ambos casos, estos embajadores de la nueva diplomacia y las organizaciones sociales que representan a la sociedad civil han desempeñado un papel crucial.

El caso Greta Thunberg

Greta Thunberg, destacada activista mundial que lucha para detener el cambio climático, es uno de los mejores ejemplos de los nuevos diplomáticos.

La joven sueca adquirió fama mundial con el movimiento reivindicativo 'Fridays for future' manifestándose cada viernes frente al Parlamento de Suecia para exigir a las autoridades políticas medidas eficaces contra el cambio climático. Miles de jóvenes de otros países han seguido su ejemplo.

Thunberg fue invitada a la Cumbre sobre la Acción Climática de la Onu y tuvo una intervención histórica ante los 60 líderes mundiales participantes, a quienes les recriminó por no estar haciendo lo suficiente para detener este fenómeno.

Empezó su discurso asegurando que no debería estar subida en ese podio, sino estudiando en su escuela, al otro lado del océano.

“Ustedes se han robado mis sueños, mi infancia, con sus palabras vacías, y aun así yo soy una de las afortunadas. La gente sufre, la gente muere y ecosistemas enteros están colapsando. Estamos al principio de una extinción masiva y ustedes solo hablan de dinero y de cuentos de hadas de eterno crecimiento económico. ¡Cómo se atreven!”, aseguró.

Thunberg ofreció estadísticas acerca de las emisiones y sus consecuencias recogidas de los estudios científicos y lamentó que en esta Cumbre “no habrá ninguna solución o plan que responda” a esas siniestras estadísticas “porque son números muy incómodos y ustedes todavía no son lo suficientemente maduros para decir las cosas cómo son”.

Después afirmó: “Ustedes nos están fallando, pero los jóvenes hemos comenzado a entender su traición. Los ojos de todas las futuras generaciones están sobre ustedes y si eligen fallarnos, nunca los vamos a perdonar”.

Su discurso llamando la atención a los líderes políticos por su falta de actuación frente a la situación de crisis y por la desprotección de los derechos de la infancia, acaparó todos los titulares y hoy, la "niña del clima", como la llaman muchos, es el principal referente de las juventudes en el mundo entero que exigen a los gobiernos tomar medidas para paliar el cambio climático.

En 2019 fue candidata al premio Nobel de la Paz.