Marco conceptual del desarrollo sostenible

De Sosteniblepedia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El desarrollo sostenible es un concepto definido en el Informe Brundtland, elaborado en 1987 por distintas naciones, y que se refiere “al desarrollo que satisface las necesidades de la generación presente, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer sus propias necesidades”.

A continuación, se reseñan distintos documentos que dan testimonio de la evolución del pensamiento filosófico y político respecto de los derechos humanos y la dignidad humana, que sin lugar a duda han sido las bases programáticas del nuevo paradigma hacia las nuevas formas sostenibles de desarrollo humano para sociedades sostenibles y regenerativas.

Actualmente, hay además tres agendas internacionales en sintonía: la Agenda por el Clima, la Agenda por la Diversidad Biológica y la Agenda 2030 global para el desarrollo sostenible, que plantean una reducción de los impactos ambientales negativos sobre el planeta y la inclusión social.

Declaración Universal de los Derechos Humanos

La Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) es un documento declarativo que fue adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948 en París. En sus 30 artículos, reúne los derechos humanos considerados básicos. La unión de esta Declaración y los Pactos Internacionales de Derechos Humanos comprende lo que se ha denominado la Carta Internacional de los Derechos Humanos. Mientras que la Declaración constituye un documento considerado orientativo, los Pactos son tratados internacionales que obligan a los Estados firmantes a cumplirlos.

Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano, que tuvo lugar en junio de 1972, fue el evento que convirtió al medio ambiente en un tema de relevancia internacional. La conferencia reunió tanto a países desarrollados como en desarrollo, aunque debe señalarse que la entonces Unión Soviética y la mayoría de sus aliados no asistieron. La Conferencia de Estocolmo emitió una Declaración de Principios y un plan de acción. Se fijaron algunas metas específicas: una moratoria de diez años a la caza comercial de ballenas, la prevención de descargas deliberadas de petróleo en el mar a partir de 1975, y un informe sobre los usos de la energía. La Declaración de Estocolmo sobre el Medio Humano y sus Principios conformaron el primer cuerpo de una legislación blanda para cuestiones internacionales relativas al ambiente.

Informe Brundtland

Este informe socio-económico fue elaborado por distintas naciones para la ONU en 1987, por una comisión encabezada por la doctora Gro Harlem Brundtland. Originalmente, se llamó Nuestro Futuro Común (Our Common Future, en inglés) e incluyó por primera vez el término desarrollo sostenible (o desarrollo sustentable), definido como “aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer las necesidades de las futuras generaciones”. Implicó un cambio muy importante en cuanto a la idea de sustentabilidad, principalmente ecológica, y a un marco que dio también énfasis al contexto económico y social del desarrollo.

Convenciones de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente

Aunque la Carta de las Naciones Unidas no menciona el medio ambiente o el desarrollo sostenible específicamente, el preámbulo de la Carta indica que las Naciones Unidas están resueltas “a promover el progreso social y a elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad”. Tanto en la Asamblea General como en el Consejo Económico y Social, se examinan ampliamente las cuestiones ambientales. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) es el principal programa que considera el tema y la Comisión sobre el Desarrollo Sostenible es el principal foro donde los Estados Miembros de la ONU pueden discutir cuestiones relacionadas con el medio ambiente.

Agenda 21

La Agenda 21 constituye un manual de referencia para la determinación de políticas empresariales y gubernamentales, así como para la adopción de decisiones que conduzcan al desarrollo sostenible. El documento fue suscrito en la Cumbre de la Tierra –la más importante reunión de dirigentes mundiales– que se celebró en 1992, en Río de Janeiro (Brasil). Los cimientos para el proceso de Río de Janeiro se sentaron en 1972, durante la primera reunión mundial sobre el medio ambiente: la Conferencia sobre Medio Humano, celebrada en Estocolmo con la participación de los representantes de 113 naciones. En 1983, la Organización de las Naciones Unidas estableció la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo. Cuatro años más tarde, en su histórico informe, la denominada Comisión Brundtland, en honor de su presidenta, advertía que la humanidad debía cambiar las modalidades de vida y de interacción comercial, si no deseaba el advenimiento de una era con inaceptables niveles de sufrimiento humano y degradación ecológica.

La Carta de la Tierra

La primera versión de la Carta de la Tierra tiene su origen durante el Foro Global de las ONG, desarrollado paralelamente a la Cumbre de Rio. En este foro, organizaciones no gubernamentales de 19 países redactaron una carta de la Tierra basada en el trabajo hecho durante el proceso preparatorio. Luego, en 1997, se formó una comisión para el proyecto llamado "La Carta de la Tierra", que en cuya redacción participaron personas y organizaciones de distintas culturas y sectores.

La Carta de la Tierra es una declaración internacional de principios y propuestas para enfrentar los retos del planeta promovida en el entorno de las Naciones Unidas y de sus organizaciones. El documento afirma que la protección medioambiental, los derechos humanos, el desarrollo igualitario y la paz son interdependientes e indivisibles. Desde su lanzamiento en el año 2000 ha sido traducida a más de 30 lenguas y ha ido ganando difusión y reconocimiento en todos los países.

Convenio sobre la Diversidad Biológica

El Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) es un tratado internacional jurídicamente vinculante que entró en vigor el 29 de diciembre de 1993, con tres objetivos principales: la conservación de la diversidad biológica, la utilización sostenible de sus componentes y la participación justa y equitativa en los beneficios que se deriven de la utilización de los recursos genéticos. Su objetivo general es promover medidas que conduzcan a un futuro sostenible. La conservación de la diversidad biológica es un interés común de toda la humanidad. El CDB cubre la diversidad biológica a todos los niveles: ecosistemas, especies y recursos genéticos, y también la biotecnología a través del Protocolo de Cartagena sobre Seguridad de la Biotecnología. De hecho, cubre todos los posibles dominios que están directa o indirectamente relacionados con la diversidad biológica y su papel en el desarrollo, desde la ciencia, la política y la educación hasta la agricultura, los negocios, la cultura y mucho más.

Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático fue adoptada en Nueva York el 9 de mayo de 1992 y entró en vigor el 21 de marzo de 1994. Permite, entre otras cosas, reforzar la conciencia pública, a escala mundial, de los problemas relacionados con el cambio climático. En 1997, los gobiernos acordaron incorporar una adición al tratado, conocida con el nombre Protocolo de Kioto, que establece medidas más enérgicas (y jurídicamente vinculantes), con el fin de lograr la estabilización de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel que impida interferencias antropógenas peligrosas en el sistema climático y en un plazo suficiente para permitir que los ecosistemas se adapten naturalmente al cambio climático, asegurando que la producción de alimentos no se vea amenazada y permitiendo que el desarrollo económico prosiga de manera sostenible. En 2015 se firmó el Acuerdo de París, que busca mantener el aumento de la temperatura global promedio por debajo de los 2 °C, y realizar los esfuerzos necesarios para limitar el aumento a 1.5 °C, reconociendo que esto reduciría significativamente los riesgos y efectos del cambio climático.

Declaración de Responsabilidades y Deberes Humanos

La Declaración de Responsabilidades y Deberes Humanos (o DRDH), se realizó en el marco de la UNESCO, con el apoyo de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos. Se la conoce también como la Declaración de Valencia porque fue proclamada en 1998 en dicha ciudad española para conmemorar el 50 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. El documento propone sistemática y exhaustivamente los deberes y responsabilidades colectivos e individuales que resulten necesarios para la implementación efectiva y universal de los Derechos Humanos, en particular, de los consagrados en la Declaración Universal de Derechos Humanos(DUDH) y en los instrumentos internacionales de derechos humanos subsiguientes.

Objetivos de Desarrollo del Milenio

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio promulgados en el año 2000, son objetivos de desarrollo humano que los 192 países miembros de las Naciones Unidas acordaron conseguir para el año 2015. En la Declaración del Milenio, se recogen ocho objetivos referentes a la erradicación de la pobreza, la educación primaria universal, la igualdad entre los géneros, la mortalidad infantil y materna, el avance del VIH/sida y el sustento del medio ambiente. En respuesta a aquellos que demandaban un cambio hacia posturas más sociales de los mercados mundiales y organizaciones financieras, se añadió el Objetivo 8: “Fomentar una Asociación Mundial para el Desarrollo”, con el fin de promover que el sistema comercial, de ayuda oficial y de préstamo, garantice la consecución en 2015 de los primeros siete Objetivos y, en general, un mundo más justo.

Carta Encíclica Laudato Si’

En la encíclica Laudato Si el Papa Francisco hace un llamado urgente a todas las personas de bien para que tomemos conciencia de la importancia de cuidar el Medio Ambiente y nuestro planeta, al que se refiere como “nuestra casa común”. Su nombre fue extraído del cántico religioso Cántico de las criaturas. La encíclica se centra en el planeta Tierra como lugar en el que viven las personas, defendiendo la naturaleza, la vida animal y las reformas energéticas. En seis capítulos compuestos; bajo el el subtítulo: Sobre el cuidado de la casa común, Francisco realiza una crítica mordaz del consumismo y el desarrollo irresponsable, con un alegato en favor de una acción mundial rápida y unificada "para combatir la degradación ambiental y el cambio climático". Objetivos de desarrollo sostenible ODS

Para dar seguimiento a la Declaración del Milenio, adoptada en el año 2000, la Organización de Naciones Unidas (ONU) formuló y aprobó los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), con el fin de atender los desafíos más urgentes que enfrentaba el mundo en cuanto a la satisfacción de necesidades básicas, haciendo un llamado a la comunidad internacional para que participara de un proceso coordinado de desarrollo con metas a obtener en 2015. En septiembre de 2015 la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, que también tiene la intención de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia.

Los ODS son el plan maestro para conseguir un futuro sostenible para todos. Se interrelacionan entre sí, e incorporan los desafíos globales a los que nos enfrentamos día a día, como la pobreza, la desigualdad, el clima, la degradación ambiental, la prosperidad, la paz y la justicia.

Terra Carta

En sintonía con la Sustainable Markets Initiative (Iniciativa de Mercados Sostenibles), en el año 2020 el príncipe Carlos de Inglaterra presentó la Terra Carta, un plan integral para que se implementen proyectos tendientes a la remediación y adopción de formas de producción amigables con el medio ambiente. Inspirada en la histórica “Carta Magna”, Terra Carta sienta las bases de un plan de recuperación integral que coloca a la naturaleza, las personas y el planeta en el centro de la creación de valor global, y que propone aprovechar el poder precioso e irreemplazable de la naturaleza, combinado con la innovación transformadora del sector privado.