Global Reporting Initiative (GRI)

De Sosteniblepedia
Saltar a: navegación, buscar

La Iniciativa de Reporte Global o Global Reporting Initiative (GRI) es una institución independiente que creó el primer estándar mundial de lineamientos para la elaboración de memorias de sostenibilidad de aquellas compañías que desean evaluar su desempeño económico, ambiental y social. Es un centro oficial de colaboración del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

El Pacto Mundial (PM) de Naciones Unidas y el Global Reporting Initiative (GRI) son dos iniciativas voluntarias que se complementan para promover principios universales fomentando la responsabilidad de las organizaciones y un mejor desempeño. El Pacto Mundial es catalizador de liderazgo e innovación al traducir los compromisos de responsabilidad empresarial, clave en una visión y acción organizacional por medio de sus diez principios.

Las Directrices para la Elaboración de Memorias de Sostenibilidad del GRI, por su parte, proveen un medio para medir el avance y comunicar el desempeño en relación con los principios del Pacto Mundial. Estos principios universales constituyen un punto central de referencia de las Directrices del GRI. Por lo tanto, las dos iniciativas se complementan mutuamente y proveen una plataforma de valor sin fisuras para organizaciones que buscan implementar políticas de sostenibilidad en sus prácticas empresariales. Debido al incremento en la adopción del Pacto Mundial y del GRI, el carácter complementario de las misiones y los marcos de trabajo de las organizaciones, ha generado como resultado una colaboración activa, y como respuesta, el GRI y Pacto Mundial produjeron el documento “Estableciendo la conexión” para brindar una guía práctica sobre cómo pueden usarse estos marcos globales en conjunto y con la mayor eficacia, con el fin de mejorar el valor y la facilidad de implementación de los Principios del Pacto Mundial y de comunicación de sus resultados. Esta guía brinda sugerencias y soporte para vincular las memorias de sostenibilidad realizadas conforme a la Tercera Generación (G3) de las Directrices para la Elaboración de Memorias de Sostenibilidad del GRI con la preparación de una Comunicación del Progreso (CoP) anual del Pacto Mundial, exigida a todos los participantes del mismo.

Si bien existen otras guías, las Directrices G3 del GRI ofrecen pautas para elaborar memorias reconocidas en todo el mundo que pueden ayudar a producir reportes sólidos y es por este motivo que el Pacto Mundial recomienda su uso. Asimismo, el GRI recomienda la adopción de los Principios del Pacto Mundial como el marco más propicio para alinear la estrategia y las operaciones de la empresa con valores universales y objetivos de sostenibilidad.

El documento no tiene por objeto prescribir una “única” forma de preparar una Memoria de Sostenibilidad. Cada empresa es única y elegirá comunicarse de diferentes maneras. Sin embargo, se incentiva a las organizaciones a usar las Directrices G3 del GRI como medio para comunicar su progreso, debido a la naturaleza complementaria del GRI y el Pacto Mundial. Si una empresa planea preparar un reporte sin basarse necesariamente en las Directrices G3 o busca aumentar el uso de las Directrices de manera gradual, el Pacto Mundial provee una Guía Práctica para la Comunicación del Progreso (A Practical Guide to Communication on Progress), que ofrece sugerencias sobre las estrategias de implementación de cada principio y la forma de comunicar el progreso. Para obtener una descripción de los requerimientos de cada nivel, consulte el sitio web del GRI.

Historia

Desde su creación en 1997 hasta el 2002, el GRI era un proyecto conjunto entre el PNUMA y la organización CERES (Coalition for Enviromentally Responsible Economies). Fue concebido con el fin de aumentar la calidad de la elaboración de las memorias de sostenibilidad, hasta equipararlas con los informes financieros en cuanto a comparabilidad, rigor, credibilidad, periodicidad y verificabilidad. Actualmente es una institución independiente, con su propia Junta Directiva y que tiene su base en Ámsterdam.

El GRI cuenta con la participación activa de representantes de organizaciones de derechos humanos, derechos laborales, investigación, medioambientales, corporaciones, inversionistas y organizaciones contables. Su objetivo es lograr una economía global sostenible donde las organizaciones gestionen responsablemente su desempeño e impactos económicos, ambientales y sociales, y elaboren memorias de una forma transparente, además de hacer de la elaboración de memorias de sostenibilidad una práctica habitual proporcionando orientación y respaldo a las organizaciones.