Downshifting, minimalismo y movimiento lento

De Sosteniblepedia
Saltar a: navegación, buscar

El downshifting o reducción de marcha es un comportamiento social o tendencia en la que los individuos viven vidas más simples para escapar del materialismo obsesivo y reducir la tensión, el estrés y los trastornos psicológicos que la acompañan.

Se hace hincapié en encontrar un equilibrio mejor entre el ocio y el trabajo, y centra los objetivos de la vida en la realización personal y la construcción de relaciones en lugar del consumismo y el éxito económico.

Valores y motivos

Extracto del Manifiesto de reducción de marcha escrito por Tracy Smith:

El dinero - Estamos rodeados por la cultura del crédito del ‘Compre ahora, pague después’ y hemos olvidado el valor de nuestros ingresos reales. Cuanto más dinero gastamos, más tiempo debemos trabajar para pagarlo.

Recordemos - Las mejores cosas en la vida son gratis. Vuelva a aprender el valor del dinero y viva con lo que gana.

Tiempo - ¿Cuál es el punto de poseer una fortuna, si no tenemos tiempo para gastarla?

Recordemos - El regalo más importante es el tiempo. Disfruta de más tiempo con las personas más importantes de tu vida.”

Ralentizar el ritmo de la vida y pasar el tiempo de manera significativa minimizando el uso del dinero son los valores principales del movimiento. Otro principio importante es disfrutar de tiempo libre en compañía de otros, especialmente seres queridos, evitando el egoísmo y el aislamiento de la sociedad posmoderna.

Las principales motivaciones para cambiar velocidades son ganar tiempo libre, escapar del trabajo y de los bienes innecesarios que acumulamos.

En la práctica, implica una variedad de cambios de comportamiento y estilo de vida. La mayoría de estas reducciones son decisiones voluntarias, pero acontecimientos naturales del ciclo vital como la pérdida de un empleo o el nacimiento de un niño, que pueden llevar a obligar el cambio.

Minimalismo

El término minimalismo, en su ámbito más general, es la tendencia a reducir a lo esencial, a despojar de elementos sobrantes. La frase que resume la filosofía minimalista es la famosa “menos es más”, atribuida al arquitecto moderno Mies Van der Rohe. Es la traducción del término inglés minimalism, puesto que surge en los Estados Unidos a comienzos de la década de 1960, continuando la tradición geométrica estadounidense y reaccionando contra el abusivo predominio de las corrientes realistas y el arte pop por parte de museos y coleccionistas.

Esta tendencia supuso la última etapa del reduccionismo propuesto en su día por Kazimir Malévich, por los constructivistas rusos y por el movimiento artístico De Stijl.

El minimalismo queda más claro si se explica que minimalismo en realidad quiere decir minimismo. El término inglés “minimal” (equivalente al español mínimo) fue utilizado por primera vez por el filósofo británico Richard Wollheim en 1965 para referirse a las pinturas de Ad Reinhardt y a otros objetos de muy alto contenido intelectual pero de bajo contenido de manufactura, como los “ready-made” de Marcel Duchamp. El término también se aplica a los grupos o individuos que practican el ascetismo y que reducen sus pertenencias físicas y necesidades al mínimo.

Cultura minimalista

Como movimiento artístico, el minimalismo se identifica con un desarrollo del arte occidental posterior a la Segunda Guerra Mundial, iniciado en 1960.

Según la última versión del diccionario de la Real Academia Española (RAE), el minimalismo es una corriente artística que utiliza elementos mínimos y básicos, como colores puros, formas geométricas simples, tejidos naturales, etc.

Bajo la premisa “el objeto es el objeto”, el minimalismo se vinculará a las corrientes conceptuales que aparecerán inmediatamente después.

La herencia del minimalismo deviene en una reducción de la actividad del artista y en un aumento de la actividad del espectador, al que pretenden provocar un estímulo intelectual, y es que otra de las características de esta tendencia es la importancia de los aspectos teóricos, resaltados a fin de convertir el arte en herramienta de conocimiento.

Este interés por la participación activa del espectador termina derivando en la aparición del “happening”, modo representativo en el que el espectador era invitado a participar activamente en la acción artística, quedando abolida la tradicional separación entre creador y receptor.

Algunas de sus características son:

• Abstracción

• Concentración

• Desmaterialización

• Economía de lenguaje y medios

• Geometría elemental rectilínea

• Orden

• Purismo estructural y funcional

• Precisión en los acabados

• Reducción y síntesis

• Sencillez

Estilo de vida minimalista

El minimalismo es un estilo de vida, una filosofía. Consiste en centrarse en lo que de verdad es importante y eliminar todo lo demás de nuestra vida.

Saber qué es lo importante, qué es lo esencial para nosotros y elegir quedarnos solo con eso.

Lo contrario a ser minimalista es ser una persona que tiende a acumular cosas, a ser perezosa, a procrastinar. A ser más desordenados tanto con nuestras cosas, como en nuestra vida en general y nuestros pensamientos.

Requiere de un autoanálisis profundo y un ejercicio de desapego emocional importante.

Da claridad, orden y foco para centrarnos en lo que de verdad es importante. De esta forma es mucho más fácil conseguir lo que nos proponemos, ya que no tenemos distracciones innecesarias.

Estas son algunas de las claves a aplicar para llevar un estilo de vida minimalista y estar enfocados en lo que de verdad queremos:

1. Eliminar todo lo que no nos hace falta

2. No apegarnos a los objetos

3. Orden y simplicidad en nuestra casa

4. Controlar nuestras compras

5. Digitaliza todo lo que podamos

6. Simplificar la tecnología

7. Controlar y disminuir el consumo de información

8. Valorar nuestro tiempo y seleccionar nuestros compromisos

9. Elige acumular experiencias en lugar de cosas

10. Controlar nuestra mente

10 Beneficios de tener menos cosas y llevar una vida minimalista

Parece que el querer llevar una vida minimalista, con menos posesiones y libre de deudas, va en contra de todo hacia lo que nuestra educación, sistema y cultura nos empuja. En este tiempo nos estamos dando cuenta de que podemos vivir con poco, de que preferimos darle valor a las experiencias por encima de las posesiones y, sobre todo, que somos mucho más felices así. Cada uno pone sus límites. El objetivo es identificar lo que de verdad es importante para cada uno y eliminar lo demás.

Llevar una vida minimalista nos permite:

1. Gastar menos

2. Tener menos estrés

3. Tener más libertad

4. Mejorar el medio ambiente

5. Ser más productivos

6. Ayudar a otros

7. Liberarnos de comparaciones

8. Tener más tiempo para cosas que de verdad importan

9. Mejorar nuestras relaciones personales

Movimiento lento

El movimiento lento o slow es una corriente cultural que promueve calmar las actividades humanas. Propone tomar el control del tiempo en vez de someterse a su tiranía, dando prioridad a las actividades que redundan en el desarrollo de las personas, encontrando un equilibrio entre la utilización de la tecnología orientada al ahorro del tiempo y tomándose el tiempo necesario para disfrutar de actividades como pasear o socializar.

Los referentes de este movimiento creen que, aunque la tecnología puede acelerar el trabajo, así como la producción y distribución de comida y otras actividades humanas, las cosas más importantes de la vida no deberían acelerarse.

El movimiento slow comenzó cuando, en protesta por la apertura de una tienda de McDonald's en la Piazza di Spagna (Roma), se creó la organización Slow Food.

Filosofía Slow

Todavía recientemente en occidente era costumbre tomarse un día de descanso – los domingos– porque todas las tiendas estaban cerradas. Sin embargo, la actual tendencia a trabajar las 24 horas del día, presente en muchas partes del mundo, ha perturbado esa tradición. En la actualidad, dado que las personas pueden hacer cualquier cosa en cada momento, algunos piensan que deben hacer cosas a todas horas.

El movimiento slow reacciona contra ello mediante la exaltación de los valores de disfrutar y saborear la vida.

En contra de algunas tendencias asociadas al término despacio, los partidarios del movimiento slow animan a la actividad, más que a la pasividad. El enfoque de este movimiento, por lo tanto, está en ser selectivos en la actuación, y en ser plenamente conscientes de cómo invertimos nuestro tiempo.

El movimiento Slow

El movimiento slow no está organizado ni controlado por una organización como tal. Una característica importante del movimiento slow es que su inercia se mantiene por individuos que constituyen la comunidad global slow, comunidad que tiende a expandirse. Aunque ha existido bajo diversas formas y manifestaciones desde la Revolución industrial, su popularidad ha crecido considerablemente desde que se estableció en Europa slow food y cittaslow, al tiempo que otras iniciativas slow se extendían por Australia y Japón.

Slow Food

En contra de la cultura del Fast Food, el movimiento conocido como Slow Food promueve el disfrute de los productos regionales y las comidas tradicionales, cuyos ingredientes en muchas ocasiones se cultivan de forma respetuosa con el medio ambiente. Promueve también disfrutar de esas comidas en compañía de otros. Al mismo tiempo, trata de defender la diversidad de los cultivos y las materias primas.

El movimiento reúne a más de 80.000 miembros en 50 países, que están organizados en 800 Convivia o grupos locales. Algunas veces actúan bajo el logotipo de un caracol, y su filosofía es preservar y apoyar modos de vida tradicionales. En la actualidad, 42 estados de los Estados Unidos de América tienen su propio convivium.

En 2004 se reunieron en Turín representantes de comunidades de comida Slow de más de 150 países, bajo el paraguas de la red Terra Madre.