Crowdfunding

De Sosteniblepedia
Saltar a: navegación, buscar

El crowdfunding o micromecenazgo, en castellano, es un mecanismo colaborativo de financiación de proyectos desarrollado sobre la base de las nuevas tecnologías. Prescinde de la tradicional intermediación financiera y consiste en poner en contacto a promotores de proyectos que demandan fondos mediante la emisión de valores y participaciones sociales o mediante la solicitud de préstamos, con inversores u ofertantes de fondos que buscan en la inversión un rendimiento. En dicha actividad sobresalen dos características: la unión masiva de inversores que financian con cantidades reducidas pequeños proyectos de alto potencial y el carácter arriesgado de dicha inversión.

En términos generales, el crowdfunding consiste en la difusión pública, por parte de la persona que busca financiación, de la causa o negocio por el que brega, y la financiación mancomunada por parte de prestamistas independientes que simplemente simpatizan con la causa, o persiguen un crédito ofrecido por el prestatario. Dado que gran parte del éxito de esta forma de financiación descansa en la publicidad que se da al proyecto, las plataformas de financiación colectiva más importantes en la actualidad tienen soporte en Internet, por su alcance multitudinario y su bajo costo comparativo.

El crowdfunding puede ser usado para muchos propósitos, desde artistas buscando apoyo de sus seguidores, campañas políticas, financiación de deudas, vivienda, escuelas, dispensarios y hasta el nacimiento de compañías o pequeños negocios.

Tipos de crowdfunding y modelos

Esta forma de financiación en masa está siendo utilizada por todo tipo de sectores y proyectos como blogs, periódicos, música, cine independiente, etc.

Atendiendo a lo que se pretende financiar algunos de los tipos de crowdfunding son los siguientes:

Micromecenazgo empresarial: Se busca financiación para una idea de negocio o empresa.

Micromecenazgo solidario: Se pretende obtener financiación para una causa benéfica. (ONGs, asociaciones, protectoras de animales...)

Micromecenazgo musical: Creado por grupos o artistas para financiar discos, videoclips...

Micromecenazgo personal: Ocurre cuando un grupo de personas financian gastos compartidos (Regalos en grupo, viajes, fiestas...)

Un empresario o creativo que busca utilizar la financiación en masa por lo general hace uso de las pequeñas donaciones que hacen los usuarios a través de la red. Y puede plantearse entregar recompensas a los usuarios que realicen donativos:

• Se puede obtener algún tipo de recompensa relacionada con el proyecto que se va a realizar.

• La recompensa también puede estar enfocada a la promoción de la persona que realiza el donativo.

Actualmente, dependiendo del tipo recompensa que los participantes reciben a cambio de su participación en el proyecto, existen cinco modelos de crowdfunding:

Basados en donaciones: Quienes hacen aportaciones monetarias no esperan beneficios de la transacción.

Basados en recompensas: Quienes hacen aportaciones monetarias esperan una recompensa a cambio de su contribución.

Basados en acciones: Se invierte en masa en una empresa y se recibe acciones o participaciones de la misma.

Basados en préstamos: Se financia en masa (con préstamos o créditos) a una empresa a cambio de un tipo de interés (Véase Crowdlending).

Basados en royalties: Se invierte en un proyecto o empresa y se espera una parte simbólica de los beneficios.

Tras el éxito de grandes plataformas de crowdfunding comenzaron a desarrollarse plataformas de ámbito especializado, por sectores industriales o áreas culturales, como música, cine, investigación o educación.

¿Cómo funciona el crowdfunding?

El funcionamiento del crowdfunding depende del modelo que se seleccione como forma de financiación. No obstante, estas son las fases principales:

El emprendedor envía su proyecto, o su idea de empresa a una plataforma de crowdfunding, que suele ser online, para ser candidato a la financiación. Para que se pueda valorar su proyecto da descripción del mismo, qué cantidad de dinero necesita, cuánto tiempo hay para recaudar lo que necesita, tipo de crowdfunding a elegir, etc.

Valoración del proyecto: la comunidad o la propia plataforma valora el interés del proyecto.

Se publica en la plataforma el proyecto por el tiempo indicado en la candidatura. Es el período de tiempo de que dispone la gente para invertir.

• Durante el tiempo que esté público, se promociona al máximo para conseguir la financiación.

Cierre del proyecto. Cuando finaliza el plazo establecido, se cierra el proyecto y se comprueba cuánta financiación se ha conseguido.

Ventajas y desventajas

La mayor ventaja del crowdfunding es que no es necesario que una sola persona aporte todo el dinero que se necesita, ya que este se irá acumulando a partir de pequeñas aportaciones. Mientras se da a conocer el proyecto que busca financiación, puede llegar a conseguir potenciales clientes de cara al momento al que se lance, e incluso una buena publicidad. Pero lo cierto es que esta es una forma de poder llevar a cabo ideas empresariales con mucho potencial e interés que no podrían llegar ni siquiera a conocerse ni lanzarse de otra forma. Ha habido grandes proyectos basados en ello, muchas de ellas basándose en algo muy pequeño que ha sabido crecer.

Otra cosa que se consigue es obtener los primeros compradores, que son los inversores, los cuales pueden llegar a ser muy fieles al proyecto e incluso darlo a conocer a otras personas. Si alguien se interesa por invertir en un producto o servicio es porque cree en él. Permite hacerse una idea de las posibilidades de éxito cuando sea lanzada la idea empresarial. Basta con tener una buena idea, porque del dinero se encargan los inversores. Obviamente, se va a trabajar por conseguir que el proyecto tenga éxito, pero si no lo tiene no se ha perdido nada ni se han generado grandes deudas. No se depende de otra persona, se tiene un control del propio proyecto, se conocerá el alcance que podría tener e incluso se puede vender el producto antes de que se cree.

Los defensores de los métodos de financiación masiva argumentan que permite a las ideas creativas que no encajan en los patrones requeridos por las financieras convencionales obtener dinero en efectivo a través del apoyo y la solidaridad de grandes grupos de personas. Aparte de obtener financiación se obtienen potenciales clientes gracias al boca a boca.

Una desventaja es el requisito de divulgación del proyecto cuando aún se encuentra en fase muy temprana, y esto expone al promotor a que su idea sea copiada por otras empresas. Otro de los inconvenientes de esta forma de financiación es que hay pocas personas o empresas dispuestas a invertir en estos proyectos, ya que se encuentran en fases muy tempranas y podrían tener éxito como no.

Plataformas de crowdfunding

Durante los últimos años este tipo de plataformas no han dejado de proliferar. Tal es así, que actualmente el mercado ofrece múltiples opciones. Algunas de las más significativas son:

Hatch a Dream: Especializada en proyectos personales, desde causas sociales hasta un viaje de amigos. Es 100% gratuita.

Kickstarter: aquí la mayoría de proyectos están relacionados con la tecnología, la creatividad y similares. Encontramos desde relojes inteligentes, hasta videojuegos, películas independientes y música. Los proyectos proceden de Canadá, Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda y los Estados Unidos.

Indiegogo: otra de las grandes plataformas de este tipo. De origen norteamericano tiene una ventaja clara: permite recoger el dinero recaudado aunque no hayas llegado al objetivo.

Ulule: considerada como la plataforma de crowdfunding líder en Europa, actualmente supera los 100 millones de euros en financiación y los 24.000 proyectos. Cuenta con 16 categorías distintas.

Crowdthinking: o la fábrica de ideas. Hay proyectos de todo tipo: solidarios, tecnológicos, de creación de nuevas empresas, etcétera.

Idea.me: “Una comunidad que impulsa ideas creativas”. Así reza su presentación en el sitio web. Idea.me está basada en recompensas. Nació en Chile y rápidamente se expandió a Argentina, Brasil, México, Colombia, Uruguay y EE.UU. Los colaboradores pueden hacer pequeños aportes y recibir luego una recompensa establecida de antemano por los emprendedores.

Goteo.org: especializada en proyectos de carácter social. Cuenta con más de 130.000 usuarios activos y supera los 6,5 millones de euros recaudados.

Haz vaca: es una plataforma virtual de Ecuador creada en el 2015 donde se pueden cargar proyectos culturales, deportivos, emprendimientos y sociales. En la categoría Ecuador no pienso parar se sumaron proyectos de labor humanitaria relacionados al terremoto que sufrió Ecuador en el año 2016.