Índice de Progreso Social (SPI)

De Sosteniblepedia
Saltar a: navegación, buscar

El Índice de Progreso Social (Social Progress Index, SPI) mide la extensión en la que los países satisfacen las necesidades sociales y medioambientales de sus ciudadanos.

El desempeño relativo de los países se mide con 54 indicadores reunidos en tres dimensiones principales:

• Necesidades humanas básicas

• Bienestar fundamental

• Oportunidades de progreso

El índice está publicado por la organización sin ánimo de lucro Progreso Social Imperativo, y está basado en los conceptos de Amartya Sen, Douglass North, y Joseph Stiglitz.

Historia

En 2010, un grupo de dirigentes globales del sector social se propusieron generar una medida para evaluar el nivel de un país de desarrollo, para a su vez entender mejor sus necesidades. Financiado por fundaciones privadas y bajo el liderazgo técnico de Michael Porter de la Universidad de Harvard y Scott Stern del MIT, el grupo formó la organización Progreso Social Imperativo y lanzó en 2013 una versión de beta del SPI con 50 países, y una versión inicial con 133 países. Estas versiones medían por primera vez una variedad de componentes de desempeño social y medioambiental en un marco general. La segunda versión mejorada del SPI (índice de progreso social, en inglés Social Progress Index) se lanzó en 2015. El SPI se desarrolló luego de discusiones extensas con stakeholders alrededor del mundo, acerca de las falencias de enfocarse únicamente en GDP en vez de incluir el desempeño social.

Este trabajo estuvo influido por las contribuciones de Amartya Sen en desarrollo social, así como por el informe Mismeasuring our Lives elaborado por la Comisión de Medición de Desempeño Económico y Progreso Social.

El SPI mide el bienestar una sociedad observando los resultados sociales y medioambientales directamente, de forma separada de los factores económicos. Los factores sociales y medioambientales incluyen bienestar (salud, refugio y salubridad), igualdad, inclusión, sostenibilidad, seguridad y libertades personales.

El SPI define el progreso social como la capacidad de una sociedad para satisfacer las necesidades humanas básicas de sus ciudadanos, establecer las bases que permiten a los ciudadanos y las comunidades mejorar y sostener su calidad de vida, y crear las condiciones para que todos los individuos puedan alcanzar su verdadero potencial.

El Índice combina tres dimensiones –necesidades humanas básicas, bienestar fundamental, y oportunidades de progreso, que están conformadas por cuatro componentes, los cuales a su vez están compuestos por entre tres y cinco indicadores de resultados concretos.

Los indicadores incluidos se seleccionaron porque son medidos apropiadamente y con una metodología compatible, por una misma organización, en todos los países en la muestra. En conjunto, el marco general del SPI permite capturar una gama amplia de factores interrelacionados, que la literatura académica y la experiencia empírica han establecido como la base del progreso social. Dos características claves del SPI son: primero, la no utilización de variables económicas, y segundo, el enfoque en la medición de resultados sociales.

De esta manera, el SPI pretende mejorar el Índice de Desarrollo Humano (IDH), incluyendo únicamente indicadores de resultados sociales y evitando la inclusión de indicadores puramente económicos, tales como el PBI, que si son considerados en el IDH pero que no reflejan verdaderos resultados sociales. El SPI ha mostrado alta correlación con el índice de pobreza, pero una correlación menor con la desigualdad de ingresos. La última versión publicada es de 2015.

Para más información

Social Progress Imperative

What the Social Progress Index can reveal about your country